UC

UC implementa diversas medidas para el cuidado de la comunidad universitaria

Además de "La UC Dialoga", y del análisis del desarrollo de la mujer en la academia, hace tres años la universidad cuenta con un Ombuds o defensor de la comunidad. Recientemente, el Honorable Consejo Superior aprobó la instalación del Código de Honor y de una propuesta de política de prevención y apoyo a víctimas de violencia sexual. Rector Ignacio Sánchez, se refiere en El Mercurio a las medidas expuestas en esta materia.


ceremonia codigo honor 6Para el rector Ignacio Sánchez, la construcción de una verdadera  comunidad universitaria es clave para desarrollar la misión y el aporte de las universidades a la sociedad. Dice que el cuidado de esta comunidad debe ser una constante prioridad, por lo que se deben tomar las medidas que se orienten en esta dirección. Así, señala, existen diferentes iniciativas para avanzar en este sentido, las que se pueden entender dentro de un objetivo comunitario. Dentro de ellas están la participación en "La UC Dialoga" y el análisis del desarrollo de la mujer en la academia. "Quisiera destacar otras importantes iniciativas que hemos implementado en la UC para lograr que la comunidad se sienta respetada, integrada y convocada a aportar a un proyecto universitario común", apunta la autoridad en una columna que publicó este lunes en el diario El Mercurio.

En este contexto, hace ya tres años, la UC inició el proyecto de contar con un Ombuds, un representante o defensor de la comunidad, que es parte integral en universidades de calidad internacional. Su rol es mediar, defender y ayudar a resolver los problemas de convivencia de los miembros de la comunidad universitaria. Además, puede plantear nuevas políticas que permitan avanzar en proteger los derechos de sus integrantes. Su labor, según dice la autoridad universitaria, se basa en contribuir al diálogo, a la confianza, seguridad y sentido de comunidad al interior de la institución. Las características de este cargo incluyen la independencia, imparcialidad, confidencialidad e informalidad. "El balance nos muestra que el aporte entregado en estos años ha sido muy importante, ya que ha trabajado por la dignidad de las personas y la justicia en la comunidad, resolviendo problemas y proponiendo cambios en el funcionamiento de la UC", explica. El Ombudsman se ha involucrado en un número importante de casos que tienen relación con la convivencia de alumnos, profesores, profesionales y funcionarios, que también incluye a los trabajadores con contratación externa. Todo esto "con independencia y autonomía de las autoridades de la universidad. Su diaria labor va en el camino de poner en el centro a la persona y estimular la participación de la comunidad universitaria", advierte la autoridad.

Por otra parte, sostiene que durante el presente año, el Honorable Consejo Superior aprobó el Código de Honor y la UC se encuentra en pleno proceso de su instalación. Esto con el fin de profundizar en la construcción de una universidad en donde los valores del respeto, la integridad y la honestidad constituyan parte permanente de su reflexión y de su acción. Su finalidad, dice, es hacer aún más explícita nuestra vocación por ser y formar personas íntegras, y por constituir una comunidad donde el cuidado de todos, de nuestros valores y patrimonio institucional sean parte del compromiso de la UC para un mejor servicio a la sociedad. La propuesta desde la UC "es que cada miembro de la comunidad lo suscriba como un compromiso propio, para generar reflexiones y acciones de carácter permanente referente al sentido de nuestra formación, creación y aporte al país", señala.

Otro aspecto de gran relevancia que plantea el rector, se refiere a analizar y enfrentar las situaciones de violencia sexual que se producen y denuncian en contextos universitarios, tanto en Chile como en otras universidades del mundo. Para esto, comenta que se formó una comisión con el propósito de analizar los actuales sistemas, procedimientos y protocolos asociados al manejo de estas situaciones. Así, se elaboró una propuesta de política de educación, prevención y apoyo a víctimas de violencia sexual en la UC que fue aprobada por el H. Consejo Superior. Según explica, el informe está estructurado en torno a cuatro ejes: la prevención, los reglamentos, los protocolos de acción y el acompañamiento a las víctimas y a sus comunidades. El eje central está "en la prevención, el respeto, el autocuidado y el desarrollo integral de todos los miembros de la comunidad UC, además de brindar el apoyo necesario a las víctimas cuando éste sea necesario", indica. La comisión concluyó indicando que existe espacio para mejorar, especialmente en lo que se refiere a implementar una política de educación y prevención.

En resumen, las medidas expuestas por el rector Sánchez se refieren a tener presente el cuidado de la comunidad universitaria, en las que la educación, la prevención y la protección de cada uno de los integrantes de la comunidad debe ser nuestro objetivo prioritario y común. Advierte que las nuevas políticas se implementarán considerando de manera especial a los novatos y a los nuevos integrantes de la comunidad UC. "Las universidades son lugares de encuentro y de reflexión del saber, y por lo tanto son también espacios para presentarle a la sociedad nuevas y mejores formas de convivencia. Estos avances son los que con alegría y convicción queremos presentarle al país", precisa la autoridad.

INFORMACIÓN PERIODÍSTICA

Prensa UC Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.